Aceite de oliva para la cara, ¿qué propiedades tiene?

Aceite de oliva para la cara, ¿qué propiedades tiene?

El aceite de oliva es una grasa que proviene del fruto del olivo, llamado oliva o aceituna. Este es 100% graso, por lo que no es extraño que en muchos tratamientos de belleza se pueda usar el aceite de oliva para la cara, sobre todo si hablamos de pieles secas o con falta de luminosidad.

Al ser un remedio natural, no cuenta con los inconvenientes del uso de químicos en nuestra piel, los cuales sí están presentes en otros productos que podemos adquirir en el mercado. Este producto está compuesto, en su mayoría, por ácidos grasos naturales que contienen diversas vitaminas como la A, E y K. Todo ello hace que mejor tanto nuestro aspecto físico como la salud interior.

Usos del aceite de oliva para la cara

El aceite de oliva virgen extra no solo está indicado como alimento, aunque de esta manera también están claros sus beneficios. Gracias a sus innumerables características y propiedades antioxidantes, regenerantes e hidratantes, este tipo de aceite ya se empleaba como tratamiento de belleza en el Antiguo Egipto.

Desde ese momento y hasta ahora, los hogares mediterráneos siempre han optado por comprar aceite de oliva tanto para el consumo propio como para utilizarlo como producto cosmético. No en vano, es usual emplearlo en jabones, lociones y leches corporales.

Aceite de oliva: hidratante incomparable

Gracias a su alto contenido en vitamina E podemos aprovecharnos de sus propiedades hidratantes. Este producto será muy efectivo, sobre todo, en aquellas personas que tengan la piel seca y agrietada. Usarla como crema hidratante para la cara es muy sencillo, tan solo hay que aplicarla cada noche varias veces a la semana para conseguir iluminar el rostro y lograr una piel mucho más suave.

Antienvejecimiento

Otro de los beneficios que encontramos en el aceite de oliva y que nos hace querer probarlo en nuestra cara es que funciona como agente antienvejecimiento. Emplearla en nuestra piel hará que recupere el brillo de antaño, coja una textura mucho más suave y le confiere elasticidad. Todo ello gracias a sus ácidos grasos y las vitaminas A y K.

Producto reparador

El aceite de oliva tiene una enorme capacidad reparadora. Usándola en nuestra piel de forma constante, conseguiremos reconstruir tejidos dañados como pueden ser manchas o arrugas muy difíciles de quitar con cualquier otro producto artificial. Es especialmente buena para la zona de los ojos.

Uso desmaquillante

Si queremos lucir una piel radiante y que quede sin rastro de maquillaje, no podemos olvidar emplear el aceite de oliva para tal fin. Basta con empapar con algunas gotas un algodón fino y pasarlo por toda la cara, sobre todo en la zona de los párpados, para eliminar cualquier rastro de impurezas. Además, es un buen producto para las pestañas, pues las fortalece y hace que no se caigan y crezcan más fuertes.

El mejor aceite de oliva para la cara

A la hora de comprar aceite de oliva no hay problema, ya que tanto el virgen como el aceite de oliva virgen extra, tiene propiedades suficientes que son válidas para usarla como mascarilla para la cara. Todas nos van a conferir ese aspecto que queremos y nos van a nutrir, consiguiendo que nuestra piel absorba todas las propiedades. Pero, ¿existe un tipo que sobresale como mejor?

El aceite de oliva virgen extra es el más recomendado para este fin. Este tipo de aceite es extraído de las mejores olivas, cuenta con la mayor pureza y puede presumir de que sus cualidades, tanto nutricionales como organolépticas, sobresalen por encima de las de todos los demás.

Quitar las manchas de la cara con aceite de oliva

Un uso muy extendido gracias a las propiedades con las que cuenta este tipo de aceite, es el de emplearla para eliminar manchas de la piel. Con el paso del tiempo, el sol y otros agentes externos, podremos llegar a tener estas molestas manchas en nuestro rostro.

Lo más efectivo para eliminarlas es combinar el aceite con limón, un producto blanqueante que ayudará a disimularlas. Mezclando productos naturales conseguiremos cosméticos de calidad que, además, resultan efectivos y económicos. Sabiendo destacar todas sus propiedades, no tendremos por qué volver a adquirir ninguna mascarilla para el rostro. La clave está en saber cómo mezclar dichos ingredientes.

Después de usar el aceite con el limón para aclarar la piel, siempre podemos exfoliarla añadiendo una pizca de azúcar o sal. Esto ayudará a eliminar las impurezas y lucir una piel perfecta después de cualquier tratamiento que hayamos utilizado.

En definitiva, usar aceite de oliva para la cara es algo que se lleva haciendo desde hace siglos. Ahora, con el auge de los cosméticos químicos, podemos recuperar esta costumbre para lucir la mejor piel sin necesidad de excedernos cada mes en nuestro presupuesto. Además, lo haremos de forma efectiva y sin la necesidad de ser agresivos con la piel de nuestro rostro, una de las zonas más delicadas del cuerpo.

No hay comentarios