Calidad del aceite de oliva Olhea

Nuestros olivares son de secano en el 90% de las explotaciones, lo que garantiza la calidad del aceite de oliva. Nuestros olivos se entremezclan con pinares, almendros y vegetación otorgando una particularidad a nuestro AOVE.

El respeto por el medio ambiente es un aspecto imprescindible para OLHEA. La auténtica fábrica de aceites son nuestros propios olivares, pues son estos los que nos ofrecen la fruta en cuyo interior se alberga el zumo de oliva.

Aceite Olhea es un producto totalmente natural y sin ninguna manipulación durante su obtención. Su extracción se realiza en la almazara al estilo tradicional.

Se trata uno de los aceites más estables y resistentes a la oxidación por lo que conserva al máximo sus propiedades.

Descubre los sabores del aceite Olhea.
Aceite de Oliva Virgen Extra tradicional.

Proceso de Elaboración

Uno de los aspectos más importantes a la hora de obtener un buen zumo de aceitunas son los tiempos muertos por los que pasa la aceituna desde que se recoge hasta su entrada al molino, los cuales deben ser lo más corto posibles. Para ello la aceituna se lleva directamente del Campo a la Almazara.

La recogida se hace muy temprano, dependiendo siempre de un estado de madurez óptimo. Ese es el momento exacto en el que la aceituna nos va a regalar un auténtico zumo de frutas con el que poder disfrutar de su riqueza olfativa y gustativa, donde encontraremos una experiencia en el aceite hasta hace poco desconocida. Hallaremos aromas como: planta tomatera, almendro… en definitiva, todo un mundo de sensaciones para nuestros sentidos.

Esta recolección se realiza en un periodo de tiempo muy corto, ya que a medida que avanza el día a día en la recolección la aceituna va madurando aceleradamente. El tipo de recogida es semi-manual, ya que el derribo de la aceituna se hace con una maquinaria especifica que hace vibrar al tronco, para que de esta manera el fruto se desprenda antes y en más cantidad. Ayudando a esta técnica está el vareo manual tradicional, siguiendo con una amplia mano de obra para su recogida en fardos y posterior carga en los remolques que transportarán la aceituna con rapidez a la almazara.

Tan sólo 2 horas después del inicio de la jornada las primeras partidas de aceituna llegan a la almazara, donde nuestro “almazarero” hace una primera inspección visual sobre el estado del fruto, verificando que el mismo esté sano y con buen aspecto exterior. Posteriormente se procesa en la planta de limpieza consistente en separar la aceituna de posibles impurezas tales como hojas y ramas, mediante un ciclón que las sopla, para pasar a su posterior almacenamiento en sus tolvas de acero inoxidable y su inmediato procesado.

La molturación y el batido se realizan en frío, con temperaturas inferiores a los 27º C, y un tiempo de batido muy corto, conservando de esta manera todos los componentes volátiles, causantes de los aromas y sabores frutados que se transmiten del fruto al zumo.

Tras el batido viene la centrifugación física, que consiste en la separación la parte líquida; alpechín (agua de vegetación) y aceite, de la parte sólida; masa (hueso, pulpa,…) como consecuencia de las distintas densidades que tienen los componentes de la aceituna.

Nuestro AOVE no contiene ningún tipo de intervención química. Presenta una acidez inferior al 0.19º, se obtiene así un producto de máxima calidad con sabor suave y matices predominante perfectos para el paladar más exigente.

Nutrición

Cabe destacar el alto contenido en ácidos grasos insaturados, concretamente monoinsaturados. Que contribuye a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo. A su vez, posee un alto contenido en vitamina E, que contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo.