Cómo hacer jabón de aceite de oliva casero

jabon de aceite de oliva

Cómo hacer jabón de aceite de oliva casero

El aceite de oliva, uno de los productos más típicos de nuestra querida dieta mediterránea, no solo está muy rico, sino que además tiene un sinfín de propiedades beneficiosas para nuestra salud. Por ejemplo, el aceite de oliva virgen extra está lleno de antioxidantes que mantienen nuestras células en un estado óptimo, de micronutrientes  e incluso de compuestos con propiedades antimicrobianas. Pero no sólo es bueno para nosotros cuándo lo comemos, sino que también es muy beneficioso para nuestra piel. Los antioxidantes, por ejemplo, hacen que las células epiteliales se mantengan más jóvenes, y la vitamina E es hidratante y fortalece piel y pelo. Por eso es una gran idea utilizar cosméticos basados en aceite de oliva: disfrutarás no sólo de su increíble olor sino también de todos los beneficios que nos da el aceite de oliva.

Cosméticos de aceite de oliva

Hay gran cantidad de cremas, jabones y otros cosméticos que incorporan componentes del aceite de oliva, o incluso el aceite de oliva en sí, para proporcionar aroma y salud. Sin embargo, no cabe duda que los de mejor calidad son aquellos no industriales, caseros, ya que preservan totalmente la propiedades del aceite, sin incluir ningún producto que pudiera ser perjudicial.

Si tú también quieres poder disfrutar de todas las ventajas del aceite de oliva al natural y de forma barata, en este artículo te vamos a enseñar a hacer jabón de aceite de oliva casero. ¿Sus ventajas? Es respetuoso para tu piel y con el medio ambiente, tiene propiedades saludables y además huele de maravilla. No solo eso: es muy sencillo de hacer y muy económico.

Ingredientes para hacer jabón de aceite de oliva casero

Son muy sencillos:

  • Medio kilo de sosa cáustica.
  • Tres litros de agua.
  • Tres litros de aceite de oliva.

Puedes echarle si quieres algún tipo de aceite esencial o aromas, pero podría matar el olor del aceite de oliva y realmente, no es necesario. Sin embargo, si te apetece, debes saber que puedes aderezarlo con lavanda, tomillo, almendra dulce, coco, karité, aloe vera, o incluso añadirle hierbas para que adquiera textura además de aroma. Eso sí, a la hora de comprar aceite de oliva ten en cuenta que mejor sea su calidad, mejor será el jabón.

Pasos para hacer jabón de aceite de oliva

En primer lugar, mezcla la sosa cuidadosamente en agua templada y remueve con una cuchara hasta lograr una mezcla homogénea.

Cuando la mezcla se enfríe, añade el aceite muy poco a poco. Hazlo en un barreño lo suficientemente grande para no salpicar. Muévelo constantemente con una cuchara en la misma dirección hasta que consigas una pasta dura. Eso sí, deberás armarte de paciencia. Tardará en cuajar aproximadamente una hora.

Después, ya puedes añadir poco a poco el resto de ingredientes, pero cuando aún puedas moverlo para que se integren bien.

Deberás esperar un día y medio aproximadamente, y entonces desmoldar, es decir, sacarlo del barreño. Querrás hacer esto antes de que se ponga duro del todo, ya que si no será mucho más complicado.

Aprovecha también para cortarlo en trozos pequeños, o del tamaño que más te convenga, y guárdalo.

Tienes que tener en cuenta que antes de usarlo debes esperar a que se ponga totalmente duro, así el jabón habrá adquirido sus propiedades óptimas.

Precauciones

Cuando prepares jabón de aceite de oliva, te recomendamos que tomes una serie de precauciones. Es importante remarcar que no se trata de un proceso peligroso en sí, pero, al igual que por ejemplo la elaboración de una receta de cocina, puede tener algunos riesgos que eliminaremos por completo si seguimos unos sencillos pasos.

En primer lugar, usa guantes de goma para no tocar la sosa caústica, ya que esta es irritante para la piel. Además, a la hora de hacer la mezcla, debes tener cuidado con el recipiente que uses. No utilices nunca aluminio o estaño, ya que podrían liberar vapores nocivos. Además, no uses algo que te pueda salpicar, sobre todo por la sosa caústica. Por último, asegúrate de que el recipiente que escoges soporta temperaturas altas, ya que la saponificación es una reacción exotérmica, es decir, que libera calor.

Jabón de aceite de oliva para la ropa

Una alternativa al jabón de aceite de oliva para el cuerpo es el jabón de aceite de oliva para la ropa. Te servirá para lavar a mano tus prendas, dejando ese olor único del aceite de oliva, y siendo muy respetuoso con ellas.

El proceso para fabricarlo es el mismo, pero en este caso puedes emplear aceite reciclado que hayas usado para cocinar, ahorrando todavía más dinero. Eso sí, te recomendamos que primero lo filtres muy bien para que esté limpio.

En conclusión, fabricar tu propio jabón de aceite de oliva casero es una gran forma de aunar las propiedades beneficiosas del aceite de oliva con su buen olor y textura. Además, te ahorrarás mucho dinero y estarás contribuyendo a la preservación del medio ambiente.

No hay comentarios