Propiedades y beneficios del aceite de oliva

Propiedades y beneficios del aceite de oliva

La preocupación por nuestra salud va en aumento: no solo queremos vivir muchos años sino también vivirlos bien. Y los científicos ya han descubierto que una de las claves para un envejecimiento saludable es la alimentación. El hecho de que España y otros países mediterráneos sean líderes en salud no es casualidad y uno de los factores principales es una dieta en la que el aceite de oliva virgen extra tiene un fuerte peso. Precisamente, este alimento tiene una serie de propiedades y beneficios que lo hacen uno de nuestros mejores aliados si buscamos una alimentación más saludable. En este artículo te hablamos de los beneficios del aceite de oliva y te damos algunas ideas para sacarle el máximo partido posible.

1. Permite controlar el colesterol

A primera vista, esto puede parecer contraintuitivo, ya que el aceite de oliva está compuesto básicamente de grasas. Pero son grasas vegetales e insaturadas, muy beneficiosas para la salud. Estas grasas no pueden aumentar el colesterol LDL (malo) del cuerpo. Las únicas que pueden hacerlo son las saturadas, que generalmente tienen origen animal, como la grasa del cerdo.

Así, los ácidos grasos insaturados del aceite de oliva virgen extra compiten contra las grasas saturadas, que son las que aumentan el colesterol, y así lo regulan. También hace que aumente el colesterol bueno, o HDL, compensando el colesterol LDL alto que pudieras tener.

Y si el aceite de oliva contiene colesterol, este no se absorbe, así que no te preocupes.

2. Protege nuestras células

El aceite de oliva virgen extra es rico en compuestos que favorecen la salud de nuestras células. Un ejemplo es el ácido insaturado oléico, que seguramente te sonará. Este ácido es bueno para la actividad de nuestro corazón y nuestro hígado.

Además, también contiene polifenoles y otras sustancias antioxidantes, que favorecen la correcta acción de las células, previniendo el envejecimiento. Esto repercutirá en tu propia salud, por ejemplo, previniendo enfermedades, pero también en cómo luce tu piel desde fuera.

Algunos estudios científicos han demostrado que el aceite de oliva reduce la incidencia de cáncer, precisamente por mantener a las células más sanas.

3. Favorece la función digestiva

El aceite de oliva favorece la digestión, hace que las secreciones ácidas en el estómago se reduzcan y también actúa como un laxante suave. No es sustituto de una dieta rica en fibra, pero sí es un buen complemento. En este caso te ayudará a una mejor salud intestinal, a corto y a largo plazo, y a una mejor absorción de los nutrientes.

4. Protege contra la diabetes tipo II

Debido al aumento de los alimentos ultraprocesados, ricos en azúcar, etc., hoy en día estamos haciéndole frente a una epidemia de diabetes mellitus tipo II, en la que el azúcar en la sangre ya no se puede regular por medio de la insulina. Esto es muy peligroso porque además de reducir la calidad de vida de quien la sufre, también puede desembocar en enfermedades peores.

Pero el aceite de oliva tiene compuestos que permiten prevenir la aparición de la enfermedad y que también permiten manejar los síntomas mejor.

5. Contribuye a la correcta mineralización ósea

Como sabemos, los huesos deben mineralizarse bien durante la infancia para que estén duros y fuertes y así puedan soportar todo nuestro peso y la actividad diaria. El aceite de oliva tiene compuestos que contribuyen a una mineralización correcta de los huesos, por tanto es esencial en la infancia, durante el crecimiento de los niños. Además, también previene la osteoporosis en adultos así que es buena idea en todas las etapas de la vida.

6. Tiene propiedades antiinflamatorias

El aceite de oliva virgen extra, como ya hemos dicho, es rico en todo tipo de compuestos, y algunos de ellos tienen potentes propiedades antinflamatorias. Esto es muy bueno para mejorar la salud de las células en general, ya que la inflamación crónica las deteriora. Pero es especialmente positivo para personas que sufran de enfermedades inflamatorias, no como sustituto a la medicación pero sí como un buen complemento.

7. Ayuda a adelgazar

En algunos estudios se ha visto que sustituir otras grasas por aceite de oliva ayuda a adelgazar. Esto es porque a partir del ácido oleico se fabrica en nuestro intestino la oleiletanolamida, que es un compuesto saciante. Así, al tomar aceite de oliva sentirás menos hambre, haciéndote más sencillo el bajar de peso, ya que no tendrás la necesidad de comer y comer.

 

En conclusión, ya hemos visto los múltiples beneficios del aceite de oliva. Será perfecto para tomarlo en tostadas, por ejemplo, a la hora del desayuno o la cena, en ensaladas, para acompañar verduras, purés… o incluso guisos. Olvídate de las grasas animales y empieza a comprar aceite de oliva para usarlo en tu día a día, para cocinar y en crudo. Tu salud te lo agradecerá.

No hay comentarios